Ampliar imagen

Modalidad: VIRTUAL

Duración: 6 meses

Horas académicas: 220

Inicio programado: lunes 20 de junio de 2016.

Población meta: Profesionales con Título en Provisión Nacional a nivel Licenciatura en Agronomía, Agroindustrial, Alimentos, Economía, Administración de Empresas, Ingeniería Comercial u otras formaciones afines que deseen actualizar su preparación en el desarrollo de emprendimientos agropecuarios.

Descripción y fundamentación del curso:

Según el informe de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 2015, denominado “Estado mundial de la agricultura y la alimentación”, en el mundo unos 795 millones de personas siguen padeciendo hambre y casi mil millones viven en extrema pobreza. La mayoría de estas personas vive en zonas rurales y depende de la agricultura para gran parte de sus ingresos.

Si bien varios países han alcanzado los Objetivos del Milenio (ODM) para el 2015 en cuanto a la reducción de la pobreza, hay muchos otros que aún les falta. Asimismo, se conoce que la pobreza extrema está concentrada en áreas rurales y está muy relacionada a su dependencia de la agricultura y ganadería  y por ello, se hace necesario intervenciones sociales y económicas en la agropecuaria porque tienen alto impacto en la reducción de la pobreza.

El crecimiento de la población boliviana en los últimos 16 años (aproximadamente 30%) ha incrementado proporcionalmente la demanda de alimentos, crecimiento que no ha sido igualmente acompañado con el incremento de la producción nacional de alimentos, obligando la importación de algunos alimentos básicos (papa, hortalizas y otros) y la de alimentos manufacturados.

El Plan de Desarrollo Económico y Social 2016-2020 (PDES), el sector agropecuario tiene un importante aporte al PIB nacional, que en términos absolutos ha sido de Bs. 9.083 millones en 2005 a Bs. 22.208 millones en el 2014, aunque en términos relativos ha disminuido del 13% al 10%.

En el país existen un total de 871.927 unidades productivas agropecuarias, según el primer informe del Censo Agropecuario del Estado Plurinacional de Bolivia y las unidades de pequeños productores producen principalmente para el mercado interno mientras que la agroindustria está destinada principalmente a la exportación.

La Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas (UDAPE) en su informe denominado: Diagnósticos Sectoriales, El Sector Agropecuario, 2009, y el PDES evidencian varias debilidades en el sector y a continuación señalaremos las más importantes:

* Procesos productivos de bajo grado tecnológico

* Intensiva mano de obra

* Exportaciones basadas en recursos naturales sin valor agregado

* Importación de alimentos

* Bajo nivel de industrialización

* Baja productividad debido al uso de tecnología obsoleta y escaso acceso a la innovación, a capacitación especializada y a financiamiento para la inversión adecuada a los distintos actores de la economía plural.

* Escasa participación de la industria nacional en los mercados, tanto interno como externo, debido a la escasa promoción de estos productos en el mercado nacional, a los insuficientes sistemas de distribución y comercialización para que lleguen a todo el país, a las débiles medidas de defensa comercial, así como a la falta de una estrategia más agresiva para posicionar nuestra industria en el exterior.

* Contrabando de productos más baratos de países vecinos

* Limitado acceso a mercados (laboral, financiero, de productos y servicios, de tierra)

* Limitada especialización productiva y exclusión de cambios tecnológicos

* Heterogeneidad en la cantidad y calidad de recursos

* Otros

Por ello, es importante la especialización de recursos humanos en el desarrollo de los agronegocios y de la agroin­dustria rural, el fortalecimiento de las organizaciones de productores y empresas de pequeña escala, el fomento de cadenas agroproductivas o cadenas de valor, el mejoramiento de las condiciones del acceso de los pe­queños productores a los mercados, al desarrollo rural y territorial, cambio técnico adaptado a las condiciones particulares de la agricultura familiar, con el fin de contribuir al logro de la seguridad alimentaria de los países.

Por otro lado, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en el documento: Valor agregado en los productos de origen agropecuario, 2014, señala que existe una tendencia creciente por la demanda de productos diferenciados y de calidad, en los cuales muchas veces sellos y marcas transmi­ten y garantizan la existencia de estos atributos, como ocurre en el caso de la producción orgánica, el comercio justo o la denominación de origen.

Desde esta perspectiva el PDES adopta un enfoque dirigido a promover la transformación y diversificación de la industria para incrementar la producción de bienes con valor agregado, mediante el desarrollo de las fuerzas productivas y la consolidación de complejos productivos sectoriales y territoriales.

El Valor Agregado según el IICA es la “Agregación de valor y su retención en el origen’, entendiendo que ésta corresponde al “incremento del valor de un producto agroalimentario alcanzado durante las etapas de adecuación, conservación, procesamiento, em­paque, valorización de atributos específicos y la comercialización”

Por lo mencionado, es necesario contar con emprendedores que incorporen el valor agregado a su producción.

Por otro lado, la situación de la estructura empresarial en el país tiene una estimación de 721.092 unidades económicas en los sectores de comercio servicios y productivo, de ese total, el 0,5% son grandes empresas; el 9,5% son empresas pequeñas y medianas y la gran mayoría (90%) son microempresas (UDAPRO, 2015). 

Es así que se quiere profesionales con visión integral de los problemas del sector y con la capacidad de proponer soluciones a los mismos.

La formación profesional universitaria de pregrado en sus diferentes áreas no ha sido suficientemente innovada con enfoques basados en el mercado y la eficiencia / eficacia de la oferta, limitándose a los conocimientos específicos académicos sin ligarlos a su incorporación en el mercado laboral y más distante aún de la motivación a emprendimientos particulares.

El presente diplomado otorgará las herramientas necesarias para cubrir estas carencias técnicas, de conocimiento y profesionales.

Objetivo General: Implementar un programa pedagógico de post grado que resulte incidente de frente a la problemática agropecuaria nacional.

Evaluación: El participante del curso recibirá una certificación de aprobación global del Diplomado cuando obtenga una nota superior o igual a 61 en todos los módulos, o una certificación de participación por módulo aprobado, dependiendo del aprovechamiento académico.

Contenido:

Costo: Bs 3.870 (Descuento del 10% por pago al contado)

Beca: Según evaluación de la hoja de vida, la beca puede llegar a 70%.

Mayores informes: (591) 2 - 2124951 - 2148365

Guardar

Guardar

Positive SSL